imageInsistimos. El acoso escolar se ha convertido en una problemática que pareciera traspasar sin ningún tipo de inconvenientes, la frontera del deber ser en cuanto a la educación y valores que impartimos a nuestros descendientes. Especialmente cualidades como la tolerancia y el respeto deben ser reforzados a diario mediante la comunicación que se supone debe existir entre padres y representados.

Sin embargo; no es solamente cuestión de comunicación ya que si bien ésta comprende un elemento esencial; también lo es la necesidad de evaluar el comportamiento de nuestros hijos a fin de determinar si existen rasgos que denoten abuso o por el contrario, una personalidad violenta que en este último caso sería manifestada por el acosador escolar.

No obstante, hay que tener en cuenta que estos tipos de comportamientos no son definitivos para determinar quién es quién, pues el ser humano es un ente socializado; cuyo carácter puede estar determinado por la herencia de sus progenitores, también es válido que esas actitudes se encuentren afectadas por las diferentes mediaciones que operan en el entorno del individuo y que progresivamente van forjando los rasgos en su personalidad.

En este caso, también se hace necesario evaluar cuál es el ejemplo que estamos dando a nuestros hijos y en qué tipo de entorno se están desarrollando; ya que está determinado científicamente que desde muy pequeños ellos tienden a copiar nuestras acciones y comportamientos.

En tal sentido; la comunicación, una educación en valores y la evaluación constante de caracteres, son esenciales dentro de toda institución familiar, a fin de determinar si en el seno del hogar existen tanto individuos con indicios de acosados como de acosadores; ambos altamente perjudiciales para la familia, su entorno y la sociedad.

Es por ello que, desde la Fundación Russián Branger, sus representantes el agroindustrial Raúl Francois Russián y su esposa María Luisa Branger, reiteran la imperante necesidad de desarrollar mecanismos para implementar lo antes expuesto, a fin de tratar a tiempo las conductas de los agresores y de los agredidos.

Redacción: Tatiana Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *