alimentosSi bien la alimentación representa una provisión importante para la subsistencia y la salud de todos los seres humanos en el planeta; en los niños que sufren de cáncer lo es aún más, pues además de contribuir con el escenario respecto a la tolerancia de los medicamentos – de acuerdo a la ingesta de ciertos tipos de comida -, también tiene la propiedad de “mantenerlos más fuertes” para hacer frente a éste terrible flagelo.

“El cáncer y su tratamiento también pueden afectar (…) la capacidad de emplear los nutrientes. Los alimentos necesarios para quienes padecen cáncer infantil varían para cada niño. El doctor, enfermera y dietista certificado podrán ayudarle a identificar las metas de nutrición de su hijo y planear algunas formas para ayudar a conseguirlas”.

En tal sentido, los suministros idóneos pueden obtenerse mediante la elaboración de un plan de alimentación que se ajuste a las necesidades del niño. Para ello, factores como el tratamiento, el tipo de cáncer, la actividad del infante, la edad y el peso; son tomados en cuenta. Sin embargo, es menester destacar que la dieta debe ser variada e incluir vitaminas, minerales (obtenidos de los vegetales y frutas), hidratos de carbono, proteínas, grasas e ingesta de agua, la cual los mantendrá hidratados siempre.

En éste mismo orden de ideas tenemos que, como padres o representantes debemos estar al tanto que existen tres formas de alimentar a nuestros hijos: por la boca (la manera tradicional para obtener los alimentos), a través de sondas, las cuales tratan de un tubo “de plástico delgado y flexible que se inserta por la nariz y va hasta el estómago”, éste dispositivo se puede mover al intestino delgado, en caso que el infante presente síntomas como las náuseas o vómitos.

Y por último la alimentación intravenosa o nutrición parenteral, la cual consiste en administrar por la vena, una sustancia provista de los nutrientes necesarios. Éste tipo de alimentación se utiliza mayormente cuando el niño tiene algún impedimento bien sea por daño en su estómago o intestino.

Sin embargo, independientemente de la vía por la cual se administren los alimentos, lo importante siempre será mantener a los pequeños bien nutridos, a fin de proporcionarles uno de los mecanismos necesarios para su recuperación, pues el más importante es el amor y el apoyo que pueden ofrecerles sus padres, gente como tú y como los representantes de ésta fundación.

Con información del portal web www.cancer.org

Redacción: Tatiana Pérez

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *